8 feb. 2011

Fragmentos digeridos ICVI


Lenta despedida
Como relatos de hadas de acero encantado. Como amapolas de fuego para el frío. Como la tranquila espera que sabe para no tenerte. Para que el tiempo pase y se borre ese rostro tuyo que alcanza a desfigurarse cuando mueren los párpados de noche y ya apenas regresas. Cuántos días han de pasar. Cuántos. Ya no recuerdo a qué sabía tu pecho. Besos fantasma sin camino de regreso. Ahora piso las ciudades y no gritan tu nombre. Ahora pido a las ciudades esa raíz que no viva para negarte, sino para crecer sin pensarte.

6 comentarios:

ChApArRiTa dijo...

Hola, llegué por casualidad a tu blog buscando una foto de Alejandra Pizarnik, qué grato es encontrar sitios como el tuyo.

Yo no concibo la vida sin la palabra y los buenos tejedores de la misma.

=)

Si gustas puedes visitar mis espacios:

http://crazylokachaparrita.blogspot.com/

http://literaturaprofana.blogspot.com/

ChApArRiTa dijo...

=)

Nieves Soriano Nieto dijo...

Chaparrita. Gracias por tus palabras. Visité tus blogs y me parecen muy interesantes. Me gusta la mínima palabra, el micropoema que elaboras. ¡Felicidades y adelante, escritora!

ChApArRiTa dijo...

Gracias =)

nuria dijo...

nieves, qué sorpresa. manzanas.... tú me entiendes....
un abrazo amanzanado

Nieves Soriano Nieto dijo...

Nuria, preciosa coincidencia consuetudinaria la de tus manzanas y mis manzanas. Todavía siento la vibración de cómo palpitaban en tu escrito. Un abrazo fuerte.