7 mar. 2011

8 de marzo. Día de la mujer


Virginia Woolf, en su texto Profesiones para la mujer -resumen de la conferencia Matad al ángel de la casa-, hace un recorrido de la conquista de la libertad por parte de la mujer a lo largo de la historia, que querría traerles a colación al respecto del Día de la Mujer. El proceso de toda mujer libre ha tenido dos fases: 1. El de matar a ese "ángel de la casa", o vivir negándose revolucionariamente a convertirse en ello. 2. El de comenzar a reconocerse esa libertad conquistada y saber hacer uso de la misma como tarea ética. Ese es el verdadero camino de la mujer aún en el siglo XXI. No lo olviden: son libres, son sujetos autónomos, son independientes, tienen un valor como persona, quiéranse y regalen su tesoro a quienes realmente estén en condiciones de saber apreciarlo. Ese es el verdadero trabajo de la mujer libre.

El "Ángel de la Casa" lo define ella así: Vosotras que venís de una más joven y feliz generación quizás no hayáis oído hablar de ella -- posiblemente no conozcáis al Ángel de la Casa. La voy a describir tan brevemente como me sea posible. Ella era sumamente comprensiva. Inmensamente encantadora. Totalmente generosa. Destacaba en las difíciles artes de la vida familiar. Se sacrificaba diariamente [...] En resumen, ella nunca pensaba en su propio deseo, sino que prefería siempre simpatizar con las mentes y deseos de los otros.

El uso de la libertad como tarea lo define así: Habéis conquistado habitaciones propias en casas que hasta ahora eran propiedad exclusiva de los hombres. Sóis capaces, no sin una gran labor y esfuerzo, de pagar el alquiler. Estáis ganando vuestras 500 libras al año. Pero la libertad es tan sólo un comienzo --la habitación es vuestra, pero está todavía desnuda. Tiene que ser amueblada; tiene que ser decorada; tiene que ser compartida. ¿Cómo váis a amueblarla, cómo váis a decorarla? ¿Con quién váis a compartirla y en qué términos? Esas son, a mi entender, las cuestiones de suma importancia e interés.

No hay comentarios: