28 mar. 2011

Fragmentos luminosos XIX


Carmín

Cuando no amanece, es ya demasiado tarde. Mientras, las grullas de Estambul siguieron en Santa Sofía modelando de ciénago la tierra. La historia del verbo vitupera mudo de ritmo. El viento del animal camina la carne. Civilizaciones sublimadas de lienzo. Comerte es comerse a uno mismo. Pero comerse sólo por dentro. Como el canto del ave en el Valle de los Templos.

No hay comentarios: