24 mar. 2011

Minerva


Hay ciertas cosas en la vida que muestran que el Amor puede ser a priori. Es decir, que se puede llegar a amar a un ser humano de una forma incondicional antes de conocerlo, de saber qué personalidad tiene, ni siquiera de saber cómo será física o mentalmente.
Es más, algunas cosas se perciben antes en lo esencial que en lo superficial. Amar desde la ecografía. Amar desde los huesos, el hígado, el estómago, los latidos del corazón. Ya el Principito lo decía: Lo esencial es invisible a los ojos.
Les presento a Minerva, mi sobrina. Creo que está siendo la experiencia más revolucionaria de la vida.

2 comentarios:

No tingues por dijo...

Qué orgullosa se estará sintiendo Minerva, a priori también, de su tía. ¡Qué sabio es mi Principito!
Por cierto, qué nombre tan bonito y con tanta fuerza, nada menos que diosa de la sabiduría, de las artes y de las tácticas bélicas.

Nieves Soriano Nieto dijo...

Gracias, Julia. El nombre es precioso. Si se hace sabia, sensible y guerrera, sería maravilloso.