20 abr. 2011

Fragmentos luminosos XXIX


Color Jenjibre

No le pidan a la vida convertirse en un mito. Ni que los juzguen por ideas preconcebidas, sino por sus actos. No le pidan a la vida rodearse de seres humanos que los veneren. Pues en toda veneración está la proyección del sujeto venerador. El estado de fondo de la idolatría es hacer de un humano lo que se desea que fuese. No se dejen pensar Venus, ni Atenea, ni Madame Bovary, sino sean su nombre y sus dos apellidos.
Tampoco le pidan a la vida rodearse de seres humanos que los minusvaloren. Pues en toda minusvaloración está la proyección de la frustración del sujeto minusvalorador. El estado de fondo del maltrato es también hacer de un ser humano lo que se desea que fuese.
No se dejen pensar ni Eva -costilla de Adán-, ni una Bruja medieval, ni una Mujer al Borde de un Ataque de Nervios, sino sean su nombre y sus dos apellidos.
Tal cuestión es recíproca. Ni idolatren, ni maltraten. Si han de querer, quieran al otro por lo que es.

No hay comentarios: