28 mar. 2011

Fragmentos luminosos XIX


Carmín

Cuando no amanece, es ya demasiado tarde. Mientras, las grullas de Estambul siguieron en Santa Sofía modelando de ciénago la tierra. La historia del verbo vitupera mudo de ritmo. El viento del animal camina la carne. Civilizaciones sublimadas de lienzo. Comerte es comerse a uno mismo. Pero comerse sólo por dentro. Como el canto del ave en el Valle de los Templos.

27 mar. 2011

Arte en Valencia

 Cartel de la exposición Por laberintos
 
 Ilustración de Miguel Calatayud

Un paseo por Valencia no sólo es abrirse al sol, ni llenarse de luz en esas grandes avenidas, o comer sociedades en las pequeñas plazas. Valencia también es arte.
Y así pueden ver hasta el 25 de abril, en el MuVIM, una exposición que, a los amantes de la ilustración, puede dejar boquiabiertos. Un recorrido por los dibujos de Miguel Calatayud (Aspe. 1942).
Y ya, por si quieren perderse y probar a encontrarse, el Centro Cultural Bancaja abre al público el recorrido Por laberintos a lo largo de la historia del pensamiento hasta el 25 de mayo. Desde el laberinto unicursal de Teseo -para el que no hacía falta el hilo de Ariadna- hasta los laberintos multicursales de Borges, pasando por las grandes catedrales francesas de Reims o Chartres, los laberintos barrocos, los de la Ilustración o los laberintos de espejos feriantes.

24 mar. 2011

Minerva


Hay ciertas cosas en la vida que muestran que el Amor puede ser a priori. Es decir, que se puede llegar a amar a un ser humano de una forma incondicional antes de conocerlo, de saber qué personalidad tiene, ni siquiera de saber cómo será física o mentalmente.
Es más, algunas cosas se perciben antes en lo esencial que en lo superficial. Amar desde la ecografía. Amar desde los huesos, el hígado, el estómago, los latidos del corazón. Ya el Principito lo decía: Lo esencial es invisible a los ojos.
Les presento a Minerva, mi sobrina. Creo que está siendo la experiencia más revolucionaria de la vida.

23 mar. 2011

Fragmentos luminosos XVIII



Color Albaricoque

Ahí llegan. Los redobles de tambores del piélago que amamanta las olas. Ahí llegan. Como el beso que sorbió el azúcar de las aves. O la impertérrita pluma de la sonrisa. Ahí llegan. Brotando. Como lavas de fuente color albaricoque. Sólo las letras fueron palabra cuando se compuso tu nombre de mujer.

20 mar. 2011

21 de marzo. Día Mundial de la Poesía


21 de marzo. Día Mundial de la poesía. Ese lugar en el que se dibuja con palabras, en el que vuelan las criaturas de la imaginación como rastros de asteroides y vidas posibles. El espacio sideral de la esperanza.
Os deseo un inspirado día de la poesía a todos.

Marianne Moore

Puedo, podría, debo

Si insistes en decirme por qué el pantano
parece infranqueable, entonces
te diré por qué pienso que
puedo atravesarlo si lo intento.

Traducción de Nieves Soriano Nieto

I may, I might, I must

If you will tell me why the fen
appears impassable, I then
will tell you why I think that I
can get across it if I try.

Fragmentos luminosos XVII


Color Jade

Pasan las gentes de primavera por su biografía. No me saben. No las sepo. Pero viven. Como torrentes de belleza y raciocinio. Las miro feliz. Qué placer sentirlas sin que el yo forme parte de ellas.
En la vida se nace siendo para todos, sin ser para nadie. Vivir es saber darse siendo para aquellos a los que realmente amamos.

19 mar. 2011

Fragmentos luminosos XVI


Verde primavera

Si porque regresas, como ese felino vivido, arañado y amado en su viaje. Si porque llegas más sabia de luz de besos de experiencia. Si porque tornas a ser tú siendo otra. Porque la caja de tu música es ya una fiesta de corazones. Si porque te acojo en mi seno como vengas, para quererte de esa forma revolucionaria en la que la vida no se nos pueda.

15 mar. 2011

Fragmentos luminosos XV


Japón

Llegan noticias. No quiero aprehenderlas. Pero las leo en terror-ojo. Ver caer Japón es como ver caer un padre. Quién osó pensar que el país de la ética samurai, de los ciudadanos zénit de entereza y del silencio sostenido podría llegar a derrumbarse por una fuerza de la naturaleza. Puro Romanticismo. Puro Romanticismo es la mirada.
Se levantará de nuevo en silencio. Sin apenas percatarnos por su negación a la expresión de la tragedia. Y, en silencio, intuiremos esa tristeza o melancolía en sus rostros, para, también en silencio, brindarles la fe cartográfica apta para el alma rota.

14 mar. 2011

Fragmentos luminososo XIV

Manet. Gare St. Lazare

¿Lector-individuo versus autoritarismo?

Alberto Manguel, en Una historia de la lectura, nos recordó cómo San Ambrosio, dentro de la tradición occidental, se convirtió en el primer lector silencioso. El espacio íntimo e individual de la lectura no había tenido precedente.
Si reflexionamos sobre tal hecho, es necesario, para que alguien se decida a defender un espacio de silencio para la lectura, que exista una noción de subjetividad. Yo me separo del exterior para ser uno con el libro.
Y, es más, si piensan bien, quizás puedan llegar a la conclusión de que pudo ser esa posibilidad de la lectura privada silenciosa la que abriese el camino a la libre interpretación de los textos sagrados propuesta por Lutero siglos después.
Si ustedes se preguntan, quizás me permitan establecer este binomio: la lucha luterano-calvinista contra el catolicismo no era más que una afrenta entre la libertad (silencio) y la ortodoxia institucional de la Iglesia (ruido).

El yo se afirma en el silencio. En esa intimidad de San Ambrosio frente a su libro, en la privacidad del pensamiento no distorsionado por melodías externas. Sobre tal hecho, por otro lado, han desarrollado grandes espacios urbanísticos las filosofías orientales a través de, por ejemplo, los templos dedicados al sintoísmo.

El yo se diluye en el ruido. Con distorsiones externas, el sujeto no es capaz de pensar. Si observan ustedes bien lo que les rodea, toda filosofía que trata de ser unificadora y unitaria actúa en el sujeto con constante ruido. Las dictaduras no son más que la constante presencia de la imagen y la propaganda del dictador desde el espacio público al privado. Las religiones autoritarias e impositoras de una moral única -como pueden ser el Cristianismo o el Islam- introducen de nuevo desde el espacio público al privado, a través del ruido, la constante presencia del Dios vigilante que recuerda al sujeto que no es más que su súbdito -quién no escucha las campanas de las Iglesias o las llamadas al rezo del mu'aizin en los países musulmanes-.
Es más, fíjense, incluso, en su lugar de trabajo. Hagan un poco de antropología social. Si trabajan con más personas, observen de entre ellos a los que forman esos corrillos de gallináceos autoritarios que no paran de hablar para atentar contra la libertad individual a través de un pensamiento único en el que no se manifiesta su subjetividad.

Sin embargo, con la llegada de la lectura en silencio y la proclama de la libertad, se abrió el camino para el fin de la lectura pública en voz alta. En ocasiones uno acaba por echar de menos esos cuentacuentos que, en los países árabes, todavía luchan por dar sentido a su profesión.
Aquel espacio del ágora. La entonación sentimental del lector de su escrito lleva a la conmoción o catarsis del público.
Quizás deberíamos pensar en dar un poco más de posibilidad a la voz del otro a través de un escrito, mientras se nos dé libertad subjetiva para interpretar sus palabras, para conmocionarnos, o incluso para llorar de pena o alegría en público.

13 mar. 2011

Guadalupe Grande. "Hotel para erizos" (Calambur. Colección Poesía. 2010)


El Hotel para erizos (Calambur, Colección Poesía, 2010) de Guadalupe Grande es un híbrido de imágenes, un híbrido de palabras. Este último libro suyo de poesía es el recorrido que nos invita a reflexionar sobre el lugar y el tiempo en el que situar esa morada, desde su comienzo en 1490 hasta sus Mapas de acera -o mapas para interpretar la cartografía humana-. A fin de cuentas, desvelar el lugar y el tiempo del Hotel para erizos no es más que lograr averiguar una verdad sobre el lugar y el tiempo del ser humano.
¿Dónde se halla el Hotel para erizos? -es la primera pregunta que se hace el lector-.
Quizás allí donde comienza la palabra de Guadalupe Grande, allí donde dialoga con su cursivo interlocutor. Tal vez en el Bolduque donde El Bosco abrió al arte la libertad de pensar, a las puertas de la delicada imaginación monstruosa, el tríptico del Jardín de las Delicias. Allí donde se adelantó el surrealismo, donde todavía la historia occidental no tenía la posibilidad de explicar aludiendo a la frase de Goya El sueño de la razón produce monstruos. En ese lugar de la modernidad precipitada, allí donde, antes de descubrir las américas, podía el sujeto asomarse a la ventanilla de un tren.
O quizás en Delhi, en los cuatro brazos de la diosa madre Kali, también diosa de la oscuridad. La híbrida mujer que a un tiempo es luz protectora de lo protegible y sombra destructora de lo destructible.
A fin de cuentas, el Hotel para erizos se encuentra en la evidencia de que no existe tratado de la medida posible para el ser humano. Lo que cabe en una mano, hoy, once de febrero y sábado, la cabeza. Los diccionarios son bisiestos, existe la antesala y la sala en el pensamiento humano, y los sonajeros oráculos de Casandra, en tanto que racionales, ya no serían escuchados.
Ahí está, el ser humano, compartiendo su apacible morada con ese erizo que pincha. Ahí está, el ser humano, con su geografía sentimental para encontrarse en la pérdida, para perderse en el encuentro. En el contraste de los opuestos que lo habitan: el rojo de unas cerezas en la nieve, las redes tejidas de humo efímero, el ajedrez de piezas amapolas, tortugas, geranios, gatos, rosas de plástico y cobayas.
Como se comprime el tiempo y la historia, el ser humano vivió en esa variación del Jardín de las delicias. Se aproximó a tocarla, y se escapó, al otro lado de la vida, al otro lado de la infancia, al otro lado del jardín. Irse y regresar, herida y cicatriz, trascendencia, inmanencia, todo, parte, allí para ser aquí, y ahora, y con la fortuna de una poetisa que entendió qué significa escribir la verdad sin mentar la tragedia.

12 mar. 2011

Isabelle Heberhardt


Sin motivo alguno más que la sed del conocimiento, querría presentarles, a quienes no la conozcan, a Isabelle Heberhardt. Nacida en 1877 en Suiza en una familia aristócrata, decidió en 1897 irse con su madre a Argelia para comenzar una nueva vida. Allí se convirtieron al Islam. Tras la muerte repentina de su madre, Isabelle Eberhardt decidió en 1901 recorrer el desierto del Sáhara vestida de hombre beduino, bajo el pseudónimo de Mahmud Sa'adi. En sus viajes entró en contacto con el universo sufí.
Murió en 1904 víctima de una inundación.
De ella, en castellano, tenemos la fantástica selección de textos de sus obras bajo el título Hacia los horizontes azules, además de su País de arena. Relatos argelinos o Los diarios de una nómada apasionada.

Lectura poética. Nieves Soriano Nieto. Casa de la Cultura José Saramago. Albacete

Foto: Nieves Soriano Nieto



El día 31 de marzo a las 20 horas una servidora leerá algunos de sus escritos en la Casa de Cultura José Saramago (Albacete), junto a las escritoras Francisca Gata, Lucía plaza y Gracia Aguilar, con motivo del mes de marzo dedicado a la mujer que ha programado la institución.
Les animo a pasarse por allí. Disfrutarán.

Reseña en el periódico "La Verdad": http://www.laverdad.es/albacete/v/20110303/cultura/mujer-sera-protagonista-programacion-20110303.html

Fragmentos luminosos XIII


Color Lino

Regresar a la niebla. Abrir el ojo de luz y saberse de nuevo en tierras de Castilla. ¡Cuánto tiempo sin niebla en el Mediterráneo!
Quizás la niebla sea el máximo representante natural del perspectivismo y el relativismo. Con la niebla tan sólo vemos con aparente claridad lo que nos rodea. El horizonte se difumina de alardes. No somos más que ese aquí y ahora visual.
Sin embargo, allí donde cegamos de percepción, existe un ser humano que ve tal espacio con relativa claridad, difuminándosele nuestra posición de existencia.
Quizás, incluso, creyéndonos cada uno de nosotros el centro del universo, nos damos cuenta con la niebla de que el mundo está lleno de únicas vidas, que no siguen una vida única.

11 mar. 2011

+ Nieves Soriano Art

Actitud Ética III: Matar de luz a la "Cantante calva"
Óleo sobre lienzo 45 x 60,5 cm.

7 mar. 2011

8 de marzo. Día de la mujer


Virginia Woolf, en su texto Profesiones para la mujer -resumen de la conferencia Matad al ángel de la casa-, hace un recorrido de la conquista de la libertad por parte de la mujer a lo largo de la historia, que querría traerles a colación al respecto del Día de la Mujer. El proceso de toda mujer libre ha tenido dos fases: 1. El de matar a ese "ángel de la casa", o vivir negándose revolucionariamente a convertirse en ello. 2. El de comenzar a reconocerse esa libertad conquistada y saber hacer uso de la misma como tarea ética. Ese es el verdadero camino de la mujer aún en el siglo XXI. No lo olviden: son libres, son sujetos autónomos, son independientes, tienen un valor como persona, quiéranse y regalen su tesoro a quienes realmente estén en condiciones de saber apreciarlo. Ese es el verdadero trabajo de la mujer libre.

El "Ángel de la Casa" lo define ella así: Vosotras que venís de una más joven y feliz generación quizás no hayáis oído hablar de ella -- posiblemente no conozcáis al Ángel de la Casa. La voy a describir tan brevemente como me sea posible. Ella era sumamente comprensiva. Inmensamente encantadora. Totalmente generosa. Destacaba en las difíciles artes de la vida familiar. Se sacrificaba diariamente [...] En resumen, ella nunca pensaba en su propio deseo, sino que prefería siempre simpatizar con las mentes y deseos de los otros.

El uso de la libertad como tarea lo define así: Habéis conquistado habitaciones propias en casas que hasta ahora eran propiedad exclusiva de los hombres. Sóis capaces, no sin una gran labor y esfuerzo, de pagar el alquiler. Estáis ganando vuestras 500 libras al año. Pero la libertad es tan sólo un comienzo --la habitación es vuestra, pero está todavía desnuda. Tiene que ser amueblada; tiene que ser decorada; tiene que ser compartida. ¿Cómo váis a amueblarla, cómo váis a decorarla? ¿Con quién váis a compartirla y en qué términos? Esas son, a mi entender, las cuestiones de suma importancia e interés.

6 mar. 2011

Fragmentos luminosos XII

La muchacha azul leyendo una carta

El geógrafo

Mujer con aguamanil

Oficial y joven sonriente

Alegoría de la pintura

Vermeer y la proporción áurea

La obra de Johannes Vermeer (s. XVII) comprende apenas unos 35 cuadros. Sin embargo, han sido óleos que han dado lugar a reflexiones revolucionarias en el ámbito de la pintura. Podemos leer ríos de palabras interpretando cada pincelada, sus influencias, sus motivos. Sin embargo, ninguna responde, sino más bien condiciona, la mirada del espectador ante la obra.
El mayor error de un observador es informarse antes de haber sentido el arte. Tantas veces escuchamos el argumento que insta a conocer antes de percibir, como si la Razón tuviese mayor peso en el ser humano que la Intuición como forma de conocimiento. Leemos antes de enfrentarnos a una obra de arte, antes de habernos llenado de su sensualidad, del perfume de los óleos, de las vibraciones luminosas de los colores en nuestra retina. Pero la lectura condiciona nuestra mirada. Y condicionar nuestra mirada significa dirigir nuestras preguntas hacia un prisma concreto. El observador que primero percibe y luego se informa es el que puede preguntarse desde la libertad, para luego intentar responderse. Esa es, desde mi punto de vista, la forma de convertirse en un sabio en el arte.
Pero uno en ocasiones lee antes de percibir, y se acerca a los ríos de tinta escritos sobre Vermeer antes de tener la osadía de tomar el vuelo que le dirija hacia las mínimas huellas trazadas por el pintor. Y cuando alcanza a dirimir los transportes de la ruta de las 35 obras de Vermeer, y concluye su viaje observando en una borrachera lenta cómo pintaba el autor, puede llegar a hacerse una pregunta repetitiva cual obsesión: ¿por qué en los cuadros donde aparece una cartografía en el interior, la unión entre el mapa del mundo y el exterior viene marcada por un punto de tensión de un tercer elemento?
Se me ocurre, por ejemplo, que en Alegoría de la pintura, la unión para la dama que posa entre la cartografía del mundo y el exterior atisbado por la luz de la ventana es el pintor. En Oficial y muchacha sonriente lo es el viajero. En Mujer con aguamanil lo es la jarra de agua. En El geógrafo lo es el compás del cartógrafo. O en La muchacha azul leyendo una carta lo es la propia misiva.
Entre el exterior y la representación del exterior mismo -la cartografía- existe la necesidad de una mediación. Bien sea el pintor, el viajero, el aguamanil, el compás o una misiva, la relación entre interior y exterior no es directa. Y estas personas y objetos mediadores son, a mi entender, para las muchachas que viven la relación, los relatores del mundo exterior reflejado en la cartografía. Existe un hecho incuestionable, y es que la globalidad del mundo no podía ser conocida en el siglo XVII nada más que a través de los relatos de los viajeros, ya que ni Ryanair ni el turismo de masas existían en aquella época. Ahora bien, aparte de por tal cuestión, que no podía ser pregunta para la época, en tanto que no se conocía otra forma de acercarse al mundo, ¿por qué introduce Vermeer el tercer elemento? Es más, ¿es un elemento en discordia o en concordia? Vermeer era gran lector de los clásicos, y esa relación del tercer elemento me recuerda al número de oro de la proporción áurea del canon griego. El tercer elemento también fue punto de perfección en la tradición pitagórica. Y Platón, a cuya Academia no se podía entrar sin tener conocimientos previos de Matemática, en el Timeo, nos recuerda: Es imposible combinar bien el conjunto de dos cosas sin una tercera, se necesita un lazo que las una.
Quizás la relación entre el interior y la luz exterior no sea posible sin tal elemento que nos proporcione un feliz camino. Dejo a ustedes la aplicación de tal reflexión a la antropología filosófica.

4 mar. 2011

Fragmentos luminosos XI


Rosa Judit

Perfume cíclico. Como el eterno retorno griego. El todo impregnado del son. Son los que regresan. Vierte el espacio de presencia el perfume del Rosa Judit. Como los restos de aroma silencio en la batalla contra Holofernes. Arráncate de los muros. Enrédate de vacío en el tronco de la ausencia. Lo último que se aprende a olvidar es todo aquello que impregnó la memoria sensitiva.

3 mar. 2011

Fragmentos luminosos X


Artética de lo monstruoso

Pintar es la tarea que permite al ser humano alcanzar la luz. La biografía impone en ciertas ocasiones el dolor. Dolor que se manifiesta de diferentes formas, y que, acumulado con el tiempo, crea los miedos, inseguridades, y las visiones reduccionistas que alcanza a tener un ser humano adulto vivido.
La pintura es un lenguaje que une de una manera más inmediata el sentimiento y el lenguaje. La palabra pasa por el concepto. El concepto se halla en la Razón. Y la Razón poco entiende de los sentimientos. Sin embargo, el trazo, en tanto que no está mediado por gramáticas, verbos, adjetivos, adverbios, conjugaciones y demás variaciones de una lógica racional, acaba vertiendo, desde su inmediatez, ese sentimiento que alberga el ser humano dentro.
Cuando el sentimiento alcanza esa vía de expresión, se convierte en un flujo de energía que se desplaza desde la introversión a la extroversión. Así, desde el momento en que el sentimiento tiene cuerpo de óleo, ya no habita más dentro, sino en un lienzo.
Pintar desde el dolor, significa hacer salir el dolor. Mostrar la puerta de despedida al dolor, significa acabar con la sombra momentánea del corazón.
No acumular oscuridades. Tal es la tarea de la pintura monstruosa. La pintura desde la sombra, crea al ser humano luminoso. El ser humano luminoso crece con la verdad del espíritu libre.

1 mar. 2011

Rocío Huertas. Ganadora de la Olimpiada de Filosofía de la Comunidad Valenciana


Rocío Huertas, alumna de 1º Bachillerato del IES Nit de l'Albà de Elche, ganó el pasado sábado la Olimpiada de Filosofía de la Comunidad Valenciana. Una adolescente que apunta formas de gran pensadora, y que, a su edad, da 25 vueltas al 90% de los adultos que nos rodean en lo que a reflexión e inteligencia emocional se refiere. ¡Felicidades, Rocío!
http://www.diarioinformacion.com/elche/2011/03/01/razon-emocion-hay-conflicto-complementan/1100099.html