16 oct. 2014

Fragmentos mamíferos XLIV

 
Reflexiones de una profesora nietzscheana

¿Cómo habría sido mi vida si un dinosaurio rosa no hubiera tratado de comerme las pestañas y me comiera un poco más el corazón? ¿Cómo habría sido mi vida si las palomas hicieran la fotosíntesis? ¿Cómo sería la vida si pudiéramos respirar bajo el agua, cual fetos? ¿Cómo sería la vida si fuéramos capaces de decir a alguien de forma natural que nos alimentara? ¿O si el cortejo fuera hacer el baile de la marmota? ¿O si se reconociese por fin que la raíz humana y lo que arraiga es su sexo? ¿Y qué me dicen de decir que sólo el sexo nos ata a otros iguales y que el amor es una ficción platónica para disfrazar esa raíz? 
Es complicado explicar a Nietzsche sin plantearse un vitalismo básico. Por eso hay que parecer ser un rato nietzscheana para bailar en la fiesta dionisiaca.

No hay comentarios: