19 feb. 2007

Fabrizio De André


El 18 de febrero fue el aniversario del nacimiento del gran cantautor italiano Fabrizio De André en 1940. Aunque no pude hacerle un homenaje en ese mismo día, quisiera traerlo a colación hoy, porque me parece uno de los compositores italianos más relevantes. Fabrizio De André fue un poeta inigualable, que mezclaba la lírica con cierta ironía y crítica. Dedicó la mayor parte de sus canciones a temáticas sociales que tienen que ver con los problemas de la desintegración: inmigración, homosexualidad, prostitución, estableciendo un ímpetu ético a la apertura de la sociedad hacia las personas que habitan en las fronteras: "Bocca di Rosa", "Via del Campo", "Il Pescatore" son ejemplos de las reclamas y luchas sociales que Fabrizio De André llevaba a cabo , que tienen su gran culminación en el álbum Storia di un impiegato (1973). También realizó reflexiones filosófico-espirituales, como la que ponía en cuestión las actitudes del cristianismo con respecto a la interpretación de la vida de Jesús de Nazaret, para el que Fabrizio crea una nueva vida en el álbum La buona novella (1970), o la que trató como forma de acercamiento a la espiritualidad oriental en el álbum Anime Salve (1996). A su vez trató de recuperar, en un tributo a la tradición mediterránea, sin tener nada que ver con los ímpetus nacionalistas definidos en contra de otra lengua, sino definiéndla como lengua en sí, el dialecto genovés en un álbum realizado junto a Mauro Pagani, Crêuza de mä (1984).
Recientemente se ha sacado en Mondadori un DVD que contiene el último concierto que dio Fabrizio De André, y que contiene un recorrido por todas sus mejores canciones, y que viene complementado con un libro que contiene todas las letras de las canciones suyas, las que son muy recomendables para aprender el italiano, por la gran cultura de sus textos. Ya somos varios los que hemos aprendido con él, aparte de habernos dejado seducir por sus actitudes tan éticas.

5 comentarios:

Fumi dijo...

Muchísimas gracias, Nieves, por este homenaje estupendo a Fabrizio De Andrè.
Ayer habrá habido una grande fiesta en la calle Via del Campo en Génova. Qué lástima que no pudiese ir...
Para mí FDA es un gran maestro de generosidad, de tolerancia, de igualdad y de anticonformismo.
Hoy me parece muy difícil encontrar a cantantes como él de los que la cualidad de la música y del texto seguía mejorando hasta su muerte, demasiado prematura(58 años).
Ya en Italia lo consideran no como un simple cantautor, sino como "poeta" con todas sus poesias filosófico-teológico-antropológico-sociales que nos ha dejado.

Nieves dijo...

Algunos pudieron llegar a tocar su guitarra. Una pena que la vida se lleve tan jóvenes a gente tan fascinante, ejemplos que sirvan para el futuro, para reinterpretar aquello que será la historia.

Alguien que llegó a tocar su guitarra dijo...

Para escuchar unas canciones que has citado, los sitios abajo las presentan en su concerto de 1981.
De veras, es una lástima enorme que ya no exista FDA.
Me pregunto siempre por qué las personas de un gran talento como él nos dejan tán pronto...

http://www.youtube.com/watch?v=FmwRUN1Nnu8

http://www.youtube.com/watch?v=4XM-aNp74HA

Anónimo dijo...

Yo veo que la gente lamenta mucho la pérdida de Fabrizio (la que lo ha disfrutado a lo largo de su vida, obviamente). Bueno, debo decir a todas estas personas que no se sientan del todo mal. Un jóven como yo (fuera del contexto generacional de Fabrizio) conoce sus canciones, su filosofía y gran, gran talento. Creo que a través de las acciones y de lo que uno deja, permanece vivo. En fin, me siento alegre poder encontrar a personas que comparten (o yo comparto con ustedes) artistas tan buenos como Fabrizio.


Yago Martinez

www.martinezyago.blogspot.com

Suso López dijo...

Es bonito ver como el arte musical de genios como De André llega a todo el mundo, llega a cuentagotas pero cuando llega cala en los corazones. Soy español y a mi me ha conseguido comprometer escuchandolo como uno de los artistas más importantes del mundo.

Gracias por el homenaje.

Un saludo!