9 feb. 2007

Osamu Tezuka


Un día como hoy, 9 de febrero de 1989, moría Osamu Tezuka, el hombre que dio el gran paso a la creación de la animación manga, que tanto adorna el imaginario de nuestra infancia, y los grandes cómics leídos y películas vistas.
El arte pictórico japonés siempre se ha movido en un estilo que podría llamarse protomanga. Todos los relatos ilustrados de Yokai (Yokai Monogatori) realizados a lo largo de los siglos por los artistas, desde Toriyama Sekien en el siglo XVIII hasta Katsushika Hokusai en el XIX, siendo extendido el conocimiento de estos monstruos que adornaban el imaginario diario de los objetos con alma japoneses por Shigeru Mizuki en los años '60.
Y este estilo que ha venido atravesando la historia del arte de Japón fue explosivamente desarrollado por Osamu Tezuka, creador del conocido Astroboy (Tetsuwan Atom) hasta la por mí tan admirada Princesa Caballero (Ribbon no Kishi), que narra las peripecias de la princesa Safiro, que se traviste de hombre para poder acceder al trono que le estaba vedado. También es especialmente conocida en Japón la historia que realizó sobre Buddha, para extender la historia de este personaje fundador de una religión tan amplia a través del público general.
Por todo ello, quisiera hacerle hoy un homenaje, porque tanto a avanzado y alimentado el imaginario del público.

4 comentarios:

Fumi dijo...

ya veo que conoces a Tezuka Osamu mejor que yo. Me acuerdo de que cuando era pequeño seguía en televisión su "Janguru Taitei Leo" (Leo, el emperador de la jungla), aquella historia de un león nacido entre humanos y destinado a ser el rey de la jungla...no sé si la viste tú.
Como dijiste la otra vez, este autor es considerado como el dios de Manga ("Manga no Kamisama") y los grandes autores contemporáneos de la manga le deben mucho a Tezuka Osamu.
Gracias por el homenaje a la cultura japonesa, Nieves.

Nieves dijo...

Querido maestro de katana, tantas horas hemos pasado juntos cocinando algún Misô, Hayashi o Tamanegi, aquellas horas que paseábamos por el Guimet, todos aquellos momentos en la ventana del cuarto de baño mirando a la habitación de enfrente, a los cerezos en flor con la retranqueante primavera parisina en la casa de Japón. ¿Crees que podría olvidar un sólo segundo presencias tales como la de Osamu Tezuka? Fumi ha yokai no kamisama des ne.

fumi dijo...

Mi querida maestra de español, sí, me acuerdo de nuestras conversaciones en la ventana del cuarto de baño juntos a los patos ("ahiru") en primavera (ahora no están, hace demasiado frío...), de tus "piipiis" fatales, de buddha y del loco francés estresadísimo en el museo de Guimet.
Te deseo buena preparación de Hayashi y Zopa de Miso por la próxima vez con arroz español. Ya me imagino que cocines muy bien estos platos japoneses.
Sería genial que algún día consigas a leer a Tezuka Osamu en japonés.

Nieves dijo...

Te prometo, Fumi, que llegaré a leer a Osamu Tezuka en japonés. Cuando apruebe las oposiciones aprenderé a escribir y a leer todo el japonés que hemos hablado. Y entonces te visitaré a París y miraremos los cerezos contruyendo la pagoda de Babel.