5 jun. 2007

Las crías de Tucán


Las crías de tucanes en Tabarca se entrenan en los acantilados para poder alzar el vuelo. Aprovechan los fuertes vientos que chocan en el acantilado para aprender a planear, y así pasan horas y horas investigando cuáles son las posibilidades de su cuerpo.
A veces algún que otro pequeño tucán se lanza en picado cerrando sus alas y haciéndose parte de la gravedad. Así ensaya el picotazo mortal contra los reaccionarios que intentarán hacerlos esclavos de lo doméstico. Cuanto más gordo sea el pequeño tucán, más rápido cae, y más fuerte y doloroso será el golpe.
Es maravilloso verlos cómo se entrenan, Lagartija se pasea horas y horas entre los matorrales mientras busca alguna red de pirateo para sacar información, y puede observar esas pequeñas crías llenas de furia en aquellos acantilados poblados de nidos. Y, como Tucán es tan promíscuo, porque dice que quiere repartir su semilla y su gen por toda el universo, para que no haya rincón donde no llegue la revolución, pues hay infinidad de bebés planeadores que adornan con una imagen única los atardeceres en la isla utópica.

2 comentarios:

Amor dijo...

¿hablamos de sociología o de zoología?
amor

Nieves Soriano Nieto dijo...

Digamos que hablamos de ambas cosas, a fin de cuentas la sociedad está compuesta de seres que pertenecen al estudio de la zoología, entre otras cosas.