8 jun. 2007

Marguerite Yourcenar


Un día como hoy en 1903 nació Marguerite Yourcenar, una gran mujer polifacética que cultivó una serie de ámbitos diversos que hicieron de ella una persona completa relacionada directamente con la sociedad que la rodeaba.
De origen belga, dedicó largo tiempo de su vida a la enseñanza de la literatura francesa en EEUU, a raíz de su exilio allá, debido a la situación de la Europa de la época. También fue traductora de algunas obras de Virginia Wolff y de Yukio Mishima al francés, y, en la línea de lo que tiene que ver con las lenguas y sus literaturas, perteneció, en la última etapa de su vida, a la Académie Française, que dictaba y dicta hoy cuáles son los cánones de esa lengua.
Quizás por la actividad que más se le conoce sea la de escritora. Escribió en 1951 su famosa novela Las memorias de Adriano, en la que, tratando de ser una novela histórica, Adriano narra a Marco Aurelio una autobiografía en forma de epístola que hace recrear las condiciones del Imperio en ese momento. Según narra la propia Marguerite, dudó hasta el último momento si basar la novela en el personaje de Adriano o en el de Omar Khayyam, astrónomo, matemático, poeta y filósofo persa que, alrededor del año 1000 d.C., se cultivó sobre todo en la filosofía sufí, estableciendo la crítica a la dedicación externa que venera a los dioses en representantes y representaciones religiosas. Y es que Marguerite Yourcenar también se encontró cercana a las cuestiones de Oriente, no sólo por sus lecturas, traducciones y novelas, sino por ser, a su vez, una gran viajera por esos lugares.
Para completar su ámbito social y humano, Marguerite Yourcenar fue una gran activista en el campo de la ecología, reivindicando constantemente todo aquello que hace bien al medio ambiente: defensa de los animales (sobre todo de la masacre del bebé foca en aguas canadienses), lucha contra la industria y la polución...
Por todas estas cuestiones que hicieron de Marguerite Yourcenar una persona completa en todos los ámbitos de la vida, personal, social y político, quisiera dedicarle hoy el homenaje.

2 comentarios:

Daniel López Salort dijo...

Y ni qué decir de su escritura en El Tiempo, Gran Escultor: fineza de exposición, oficio, delicadezas de puntos de vista... Si todavía hay quienes afirman que la mujer poco y nada ha realizado en filosofía es porque no ha apagado su sed en Marguerite Yourcenar. Y no olvidemos que las Memorias De Adriano fueron traducidas al castellano por... Julio Cortázar.
Además, basta otro pequeño ejemplo: no sé de académicos que se hayan atrevido con los escritos sobre el peyote y sus prácticas de Carlos Casteneda (autor polémico si los hay). Sin embargo, ahí están los breves y contundentes párrafos de Marguerite al respecto.
Sé que estos son renglones marginales, pero ojalá sirvan para alentar a quienes todavía no avistaron los mundos yourcenarianos para que prontísimo lo hagan.

Nieves Soriano Nieto dijo...

Sí, Daniel, Marguerite Yourcenar es una de esas personas que, por cultivarse en todos los ámbitos, era una gran persona. Sobrepasado cierto límite de conocimientos, como ella, se sabe de la vida, y se sabe cómo hablar de ella.