12 oct. 2010

Eduardo Bello Reguera. In memoriam


Este día está marcado por el recuerdo de Eduardo Bello Reguera, que tantos años se ha dedicado en cuerpo y espíritu a la enseñanza en la Facultad de Filosofía de la Universidad de Murcia. Gran Ilustrado del siglo XXI, apasionado demócrata, que descanse y en la luz de su materia.
Quedémonos con aquellas palabras suyas que tanto nos han hecho pensar a sus alumnos en la construcción del ámbito de lo social y político:
El problema de la justicia social o justicia distributiva es inseparable de la formación de las propias convicciones acerca de la justicia y, en definitiva, de la responsabilidad de las propias opciones consideradas tanto a nivel individual como social.
Eduardo Bello, "La teoría de J. Rawls, una respuesta a los problemas de su tiempo" en Daimon. Revista de Filosofía, nº 28 (Enero-Abril 2003), 145-154.

10 comentarios:

javierrr dijo...

Yo también lamento la muerte intempestiva de este colega y me sumo al reconocimiento de sus estudiantes. Javier Moscoso

Nieves Soriano Nieto dijo...

Gracias, Javier, por tus palabras. Se os recuerda con mucho cariño por estas tierras. Abrazos.

javierrr dijo...

Gracias Nieves. Enhorabuena por tu magnífico blog y por tanto trabajo que rezuma tanta sabiduría y afecto.
un abrazo también para ti
javier (moscoso)

Carlos S. Olmo Bau dijo...

Acabo de volver del tanatorio...
Triste, obviamente,... pero reforzado por el encuentro con la mucha gente que le quería y le recordará...

Nieves Soriano Nieto dijo...

Dicho de tu boca, Javier, es un gran reconocimiento. Gracias siempre. Abrazos.

Nieves Soriano Nieto dijo...

Ha sido una gran persona, Carlos, una de esas grandes personas.

Anónimo dijo...

Yo fui alumna de D. Eduardo Bello hace ya unos años. De Javier Moscoso también lo he sido, a por cierto. Recuerdo a Eduardo con cariño; con ternura casi diría. Siempre amable y cercano a las personas que nos acercábamos a él con dudas o ideas o simplemente que tropezábamos con él por el pasillo.
Una gran persona y, por lo tanto, una gran pérdida

Anónimo dijo...

Se podría describir a Eduardo Bello como profesor cercano y amable. Fue el profesor que más asignaturas me impartió en la carrera y por lo tanto, uno de los profesores que más ha contribuido a mi formación. Soy de la opinión de que siempre estamos en deuda con nuestros maestros, y más si tienen la calidad humana que siempre tuvo Eduardo Bello. Adiós profesor, siempre te recordaremos. Te queda la vida de la fama. Polvo serás, más tendrás sentido.

Anónimo dijo...

Con varios días de retraso por la lejanía, me acabo de enterar de la desaparición de Eduardo Bello. Me ha pillado totalmente desprevenido...supongo que como a todos los que lo hemos tratado, conocido y frecuentado durante tantos años. El mejor homenaje es sin duda el ver cuánto y por qué se le recuerda.

Un saludo.

Ricardo Gutiérrez.

Anónimo dijo...

Soy Pedro García. Me entero hoy ya 17 de octubre de la muerte de nuestro profesor. La noticia me sobrecoge en Southampton (UK). Hace 6 años que me marché de Murcia y unos 4 que vi por última vez a Eduardo... Simplemente no me lo puedo creer. Él, repleto de energía e impoluto no estará más entre nosotros. La dulzura de su recuerdo y la inmortalidad de su trabajo vivirán en el corazón de quienes compartimos sus enseñanzas