9 oct. 2010

Fragmentos digeridos XXIII


El silencio en la caja de música

De nuevo el vacío, la levedad. Regresa el sueño. Resolver, alejar, vivir o precipitar. Suceder aspaventoso de un día a otro. Marca del tiempo de la noche. Ya unos días puede buscarse la cajita de un nombre en el corazón. Ya unos días. Tinta que no dejó calarse en las entrañas. Como un borrón en el lago ciego de otra vida.

No hay comentarios: