1 oct. 2010

Fragmentos digeridos XVII


Ilmo. YO, YO, EGO, ERGO, YO, YO, ERGO, EGO

Leemos mitologías griegas, tratados medievales sobre lo monstruoso, conocemos las esfinges, los grifos, Polifemo. Pensamos en magias del pasado, así, como pasado. Como si lo monstruoso perteneciera a seres irracionales o de sociedades ancestrales.
Nosotros, seres del progreso cultural, echamos tierra sobre Adorno y Horkheimmer, miramos de medio lado ante la teoría de la acción comunicativa, continuamos sin salir de la eterna adolescencia del conocimiento, para alimentar nuestra gran bestia. Nosotros, seres del progreso cultural, hemos creado el monstruo más grande, feo y con la mayor capacidad destructora de todos los monstruos de la mitología: Ilmo. YO, YO, EGO, ERGO, YO, YO, ERGO, EGO. -El primer YO es su nombre actual y los sucesivos son apellidos de su ascendientes de la nobleza-.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

SO GOOD!!!!
BRILLIANT!!!!
LOVE YA!!!!
GALA

Nieves Soriano Nieto dijo...

Thanks, Galunfli. I love you too. Por fin hemos encontrado el monstruo nuestro, yuuuuupiiiii!!! Tanta historia y tantos cuentos mañaneros. Va fanculo tutti mostruosi soggetti egocentrici!!

Anónimo dijo...

Los pronombres son tipos conflictivo.Son sagaces,imprevisibles,arteros,deliciosos,curativos,asideros en lo oscuro posible,son tiernos y sanguinarios,paisajes prístinos y paredes de niebla,somos tu y yo,y el,etc....

LA VOZ A TI DEBIDA
Versos 494 a 521

Para vivir no quiero
islas, palacios, torres.
¡Qué alegría más alta:
vivir en los pronombres!

Quítate ya los trajes,
las señas, los retratos;
yo no te quiero así,
disfrazada de otra,
hija siempre de algo.
Te quiero pura, libre,
irreductible: tú.
Sé que cuando te llame
entre todas las gentes
del mundo,
sólo tú serás tú.
Y cuando me preguntes
quién es el que te llama,
el que te quiere suya,
enterraré los nombres,
los rótulos, la historia.
Iré rompiendo todo
lo que encima me echaron
desde antes de nacer.
Y vuelto ya al anónimo
eterno del desnudo,
de la piedra, del mundo,
te diré:
«Yo te quiero, soy yo».

Pedro Salinas

Nieves Soriano Nieto dijo...

Si ese yo, pudiese ser yo, me encanta, querida. Así, desnuda, libre de todas las piedras, losas, conceptos, culturas, libre para transpirar con la piel el mundo.
Besos.