1 may. 2011

Ernesto Sábado. In Memoriam


Ayer, día 30 de abril, murió a los 99 años el escritor Ernesto Sábato. Un gran hombre, un gran literato, y, sobre todo, un gran pensador. Aquí les dejo, en homenaje, unos fragmentos de su libro La Resistencia, que a mí personalmente me ha ayudado enormemente en las épocas más complejas de la vida. 

En el vértigo no se dan frutos ni se florece. Lo propio del vértigo es el miedo, el hombre adquiere un comportamiento de autómata, ya no es responsable, ya no es libre, ni reconoce a los demás [...]

El hombre no se puede mantener humano a esta velocidad, si vive como autómata será aniquilado. La serenidad, una cierta lentitud, es tan inseparable de la vida del hombre como el suceder de las estaciones lo es de las plantas, o del nacimiento de los niños [...]

Creo que hay que resistir: éste ha sido mi lema [...]

Pero esto exige creación, novedad respecto de lo que estamos viviendo y la creación sólo surge en la libertad y está estrechamente ligada al sentido de la responsabilidad, es el poder que vence al miedo. El hombre de la posmodernidad está encadenado a las comodidades que le procura la técnica, y con frecuencia no se atreve a hundirse en experiencias hondas como el amor o la solidaridad. Pero el ser humano, paradójicamente sólo se salvará si pone su vida en riesgo por el otro hombre, por su prójimo, o su vecino, o por los chicos abandonados en el frío de las calles, sin el cuidado que esos años requieren, que viven en esa intemperie que arrastrarán como una herida abierta por el resto de sus días [...]

Los hombres encuentran en las mismas crisis la fuerza para su superación. Así lo han mostrado tantos hombres y mujeres que, con el único recurso de la tenacidad y el valor, lucharon y vencieron a las sangrientas tiranías de nuestro continente. El ser humano sabe hacer de los obstáculos nuevos caminos porque a la vida le basta el espacio de una grieta para renacer. En esta tarea lo primordial es negarse a asfixiar cuanto de vida podamos alumbrar. Defender, como lo han hecho heroicamente los pueblos ocupados, la tradición que nos dice cuánto de sagrado tiene el hombre. No permitir que se nos desperdicie la gracia de los pequeños momentos de libertad que podemos gozar: una mesa compartida con gente que queremos, unas criaturas a las que demos amparo, una caminata entre los árboles, la gratitud de un abrazo. Un acto de arrojo como saltar de una casa en llamas. Éstos no son hechos racionales, pero no es importante que lo sean, nos salvaremos por los efectos. 

4 comentarios:

No tingues por dijo...

Qué gran señor y qué bellas palabras.

Nieves Soriano Nieto dijo...

Gracias, Katanita. Este libro es una delicia, y muy recomendable para pensar la vida, aunque también es maravilloso "El túnel", y es finito finito, por si lo quieres leer antes de dormir.

florecejonia dijo...

Precioso texto. Me lo llevo!

Nieves Soriano Nieto dijo...

Cabe en muy poquito espacio: en el corazón, Ada ;-)