31 may. 2011

Fragmentos luminosos ILV


No ver en el arrullo de la noche. Como caracola de océano de sueño. Ahora que caminé los 101 kilómetros lisos, gocé del verbo fraterno, y brindé la vida al instante. 
Dejarse llevar sin mirar ni escuchar.

No hay comentarios: