3 may. 2011

Fragmentos luminosos XXXV

 
Color Sésamo


Ahí estás, escondida como alma juguetona entre las palmas. Porque apareces entre los tostados o rosados de una tarde Mediterránea. Apareces y, a veces, tienes nombre de ciudad. Otras eres cual bahía de luz de ausencia. O salas el sabor de la tarde de lluvia con tu nombre. Puedes vivirte, para-vivirte o hipo-vivirte. Sin embargo, nada alcanza a borrar tu esencia de mujer.

No hay comentarios: