25 oct. 2011

Fragmentos luminosos ICIV


 Atención. Jardinero mágico

Existen dos posiciones éticas con respecto al otro que, de nuevo, me evocan la referencia al jardín. Si consideramos el modelo de jardín inglés, que deja a la naturaleza tallar y retallar a su libre albedrío, para apostar por la belleza salvaje -o natural-, existen personas que, en su acercamiento al otro, no pretenden imponer criterios personales, ni corregir los criterios del otro que no convencen, sino que dejan al otro ser como es, disfrutando de la belleza, o fealdad, que en sí la naturaleza crea de forma espontánea.
También podemos considerar el modelo de jardín francés -con Versalles a la cabeza-. En éste se pretende, bajo la forma previa de cómo será el jardín, adaptar y amoldar los tallos en pro de la geometría. Así, existen personas que se acercan al otro con intención de ir poco a poco retallando lo que sobra según el modelo preconcebido que proyectan.
A mí personalmente, me encanta la apariencia de rebeldes incorregibles de ciertas personas. Es como una clara toma de posición contra esas otras que van por la vida pretendiendo corregir como si fuesen jardineros de Versalles tocados por la mano de la verdad divina.


No hay comentarios: