9 nov. 2014

Francisco Jarauta. ¡Felicidades!

 
Un día como hoy, hace algunos años, nació Francisco Jarauta. Y en este día de su cumpleaños me gustaría dedicarle esas palabras que él ya sabe porque se las he dicho tantas veces, pero que no está demás repetir. Si puedo pensar en una persona única, con un estilo muy marcado de personalidad, gran defensor de la libertad y con gran integridad ética y moral, he de pensar en Paco. Paco es inteligente, generoso, desborda humanidad, abierto, afable, amable. Es una de esas personas con las que siempre me ha gustado especialmente salir a pasear. Un paseo con él es como una aventura. Te relata, te sugiere, siempre te para en alguna librería para regalarte un libro y, el momento que más me gusta, cuando se para frente a alguien que está pidiendo en la calle, le saluda, le mira a los ojos y le echa alguna moneda. Paco no tiene fronteras, no entiende de límites absurdos, no aboga por clases sociales ni por represiones ni reprimendas. Paco es Paco. Paco simplemente quiere y se deja querer. Quiere en un sentido amplio, casi infinito, y se deja querer de la misma forma. 
Para mí Paco siempre ha sido un gran modelo. Es una de esas personas adultas que no está quemada por la vida, que no dice "antes hacía..." y "ahora ya no hago...", que jamás te trata con un mínimo gesto de paternalismo, que sigue fresco, vivo, corriendo, correteando a su ritmo. Él tiene claro lo que no quiere ser ni hacer. Y cada día me lo imagino levantándose con el pretexto de luchar por ello. Paco me ha enseñado filosofía. Como esas guías para construir tu propio pensamiento, tu propia voz. Y si he de agradecerle a él haberme enseñado una de las cosas que más amo en esta vida, más he de hacerlo por haberme enseñado y enseñarme cada día actitudes. Es un ejemplo sin pretenderlo. Es una persona a la que si se tiene un mínimo de sensibilidad no se puede más que querer.
¡Felicidades, maestro y amigo!

No hay comentarios: