16 feb. 2010

Fragmentos romanos XL


経済

Calor que abraza. Tiempo ha sin escucharte. La estancia en pensamientos sobre sí mismos. Apenas recordaba mi voz. En una habitación propia crecen los jardines de una dama. Ruido silencioso. Morder el deseo. Poner un ladrillo más que cubra el verbo en una lengua cualquiera. No comenzamos la casa por el tejado. Las máscaras protegen la verdad del corazón.
Sólo aquellos que comen sexo y vierten ética son capaces de encontrar el tesoro que algunos humanos guardan dentro.

5 comentarios:

Ana Belén Moreno dijo...

Yo os guardo, mis romanos flechazos, como un tesoro encontrado en un oasis de nostalgia.

Nieves Soriano Nieto dijo...

Si tienes sed, aquí estamos tus romanos flechazos para darte todos los corazones de pizza.

Ana Belén Moreno dijo...

:-) MmMmMmMM, qué bien...

Nieves Soriano Nieto dijo...

Y ya sabes que algunos postres son fantásticos ;-)

Ana Belén Moreno dijo...

Jejejeje! No lo había leído hasta hoy... Sobre todo los postres de carne y sentimientos, mMmMmMMm.