3 feb. 2010

Fragmentos romanos XXXII

Escribe con tu sexo, o tal vez con tus arterias desangradas. Si no, no cuentes conmigo.

No hay comentarios: