20 dic. 2010

Fragmentos digeridos LXV


Retrato de mujer

La encontraron aullando en la orilla de la playa. Desnuda. Caminaba a cuatro patas. Convertida en un animal sin nombre. Con un cuerpo indefinido. Entre sus mandíbulas asía un trapo. Un trapo lleno de colores mezclados sin forma. Los colores de su último óleo. Después, abrazó la locura de su instinto. Caminaba a cuatro patas por la playa. Desnuda. Convertida en un animal sin nombre. Con un cuerpo indefinido. Intentaron darle caza. Llevarla a un circo. Enseñarle de nuevo el lenguaje. Pero la cultura no pudo ya con una naturaleza decididamente transformada en selvática.
¡¡¡Auuuuuu!!!

2 comentarios:

florecejonia dijo...

Auuuuuuuuuu!!

Nieves Soriano Nieto dijo...

Ya sabía yo que...