21 dic. 2010

Fragmentos digeridos LXVI


Hayashi pielecita

Llegó surcando los mares en un cuerpo indefinido un corazón de cajón lleno de colores y luces.

Piel en las manos cálidas. Como carbones para temblores de invierno. No más palabras. Al fin el silencio de la piel en las manos cálidas.

No hay comentarios: