16 ene. 2011

Fragmentos digeridos LXXXV


El estar en el tiempo

En todas las vueltas que dio la vida, seguiste ahí. En todos los caminos recorridos ha crecido el hito de tu nombre. Dicen de la incertidumbre. Dicen del miedo. Dicen de la inseguridad. Pero este corazón impertérrito, en todas las navegaciones que nos dio la vida, no supo más de certidumbre, de valentía y de seguridad que al nombrar el jardín de tu vida en el corazón. Hay hechos de los que lo esencial no procede de la forma, sino del estar en el tiempo.

No hay comentarios: