10 may. 2014

Brigitte Vasallo. PornoBurka

 
Ayer estuve en la presentación de esta novela en Elche. La novela me impactó, me fascinó. Trata un poco la vida del barrio del Raval. Sin tapujos, mostrando la realidad como es, tan mierda y adorable a un tiempo. Un libro en el que cada tema se trata de forma transparente y natural.
Pero todavía más que el libro me gustó escuchar a Brigitte Vasallo, la autora, en directo. Una persona íntegra, humana, emocional, vivida, recorrida. Una persona que aborda cada tema con una lucidez y múltiples perspectivas. Un pequeño y delicado monstruito maravilloso. Hoy repito en Alicante.

Aquí les dejo un poema que nos sugirió la presentación. Susy Shock: "Reivindico mi derecho a ser un monstruo... Y que otros sean lo normal".


Yo, ¡yo pobre mortal! Equidistante de todo. Yo, DNI 20598061. Yo, primer hijo de la madre que después fui, vieja luna de esta escuela de los suplicios, amazona de mi deseo, perra en celo de mi sueño rojo. Yo reivindico mi derecho a ser un monstruo, ni varón, ni mujer ni XXY ni H2O. Yo, monstruo de mi deseo, carne de cada una de mis pinceladas, lienzo azul de mi cuerpo , pintora de mi andar, no quiero más títulos que encajar, no quiero más cargos ni casilleros, ni el nombre justo que me reserve ninguna ciencia. Yo, mariposa ajena a la modernidad a la posmodernidad a la Normalidad oblicua, silvestre, vizca, artesanal, poeta de la barbarie con el humus de mi cantar con el arcoiris de mi cantar y con mi aleteo reivindico mi derecho a ser un monstruo Y QUE OTROS SEAN LO NORMAL. Que el Vaticano normal, el credo en Dios y en la Virgisima normal, los pastores y los rebaños de lo Normal, el Honorable Congreso de las Leyes de lo Normal. Yo sólo llevo las prendas de mis cerillas, el rostro de mi mirar, el tacto de lo escuchado y el gesto avispa de besar y tendré una teta obscena de la luna más perra en mi cintura, y el pene erecto de las guarritas alondras y siete lunares, setenta y siete lunares, ¡qué digo! setecientos setenta y siete lunares de mi endiablada señal de crear mi bella monstruosidad, mi ejercicio de inventora de ramera de las torcazas, mi ser yo, mi ser yo entre tanto parecido, entre tanto domesticado entre tanto metido de los pelos en algo, otro nuevo título que cargar, baño de damas o caballero, nuevos rincones para inventar. Yo transpirada, mojada, nauseabunda, gérmen de la aurora encantada de la que no pide más permiso y está rabiosa de luces mayas, luces épicas, luces parias, menstruales, marlenes, dianasacayanes, sin biblias sin tablas sin geografías sin nada, solo mi derecho vital a ser un monstruo o como me llame o como me salga como me pueda el deseo y la fucking ganas. Mi derecho a explorarme, a reinventarme, hacer de mi mutar mi noble ejercicio, veranearme, otoñarme, invernarme las hormanas, las ideas, las cachas toda el Alma. Amén.

No hay comentarios: