19 may. 2014

Fragmentos mamíferos XX



Monstruos

¡Qué horror! Hoy soñé que llevaba a Minerva en brazos en un mundo gris, lleno de personas terribles que intentaban atacarle. Mi tarea era protegerla. Recuerdo especialmente a un señor anciano al que le salían gusanos por los ojos. Pero lo más terrible fue cuando apareció la bestia. Un perro gigante muy violento que medía tres metros de altura. Babeaba con los dientes fuera y sus babas me caían sobre la cabeza mientras cubría la de Minerva para que no le cayesen. Ella seguía intacta. Era la única a la que veía con color. Todo lo demás era blanco y negro. Finalmente agarré mi espada de Tai Chi y asesiné a tal bestia inmunda. Salía muchísima sangre que olía mucho a sangre. Mientras caía la bestia le contaba un cuento muy divertido para que la niña riera. Y reía, lo cual me hizo llorar de emoción. 
¡Qué horror! ¿De donde salen todos esos monstruos que azotan los sueños? ¿Realmente viven en mí? 

No hay comentarios: