7 may. 2014

Fragmentos mamíferos XI

Mezquita de Rethymno

(Des)comunicación

Ahí, donde el silencio no alcanza a escuchar. Ahí se aloja el clamor del verbo. Cuando el dar palabra evita brotar lo indecible. Cuando nombrar es sinónimo de cegarse ante lo innombrable. El lenguaje pretende ser medio de comunicación. Cuando en su transfondo no es más que instrumento tranquilizador de la conciencia. En el momento en que brota el concepto que acota y clasifica, lo inefable queda soterrado, disfrazado. Así, las máscaras impiden la comunicación desde el alma. La primera palabra abrió paso al baile de malentendidos. Baile que nos obcecamos en seguir metanombrando como comunicación humana.

No hay comentarios: