26 ago. 2010

Fragmentos fronterizos L (The End)


Orientalismo revisitado

El regreso en breve se hace hecho. Largas horas de pensamiento en la tierra del sol para regresar a los temas orientalistas. Estudiamos el orientalismo europeo como algo que acecha un pasado. Sin embargo, sus raíces siguen presentes en la actualidad. Miramos todo lo que no sea Europa -menos EEUU- desde la perspectiva subyacente del exotismo. Lo vemos como el lugar donde nos esperan otros puntos de vista, otras formas de vida, que siempre acaban en nuestra conciencia por caer del lado del sistema de poder que nos hace pensar en el regreso al origen. El otro en nuestro corazón cultural es a fin de cuentas el que posee formas de vida incómodas que osamos llamar "subdesarrolladas". El otro es al que hay que ayudar para salir adelante. Una vez más un nosotros en el centro. Nos apoderamos del sistema filosófico de la Grecia como el origen de la cultura. Nos apoderamos de la Roma antigua como origen del arte. De la ciencia y la tecnología como algo que hacemos avanzar nosotros. Observamos la lingüística sólo desde la perspectiva de las lenguas con flexión verbal. Pensamos que el sistema político social atañe tan sólo a nuestra forma organizativa.
¡Qué gran equívoco educativo! ¡Qué gran equívoco educativo!
Disculpen la intensidad radical de estas palabras. Nacen desde la profunda tristeza de ser consciente de haber vivido una vida siguiendo tales parámetros. Y de la pequeña esperanza de tratar de instalarse en la frontera socrática de la sospecha.
¿Se puede volver a nacer de nuevo?

3 comentarios:

Ana Cuéllar dijo...

Pues, claro!. Nacemos y morimos continuamente. Y el/la que no lo hace es que ya está muerto, vive por inercia.

Nieves Soriano Nieto dijo...

Liria?

Ana Cuéllar dijo...

Si