9 ago. 2010

Fragmentos fronterizos XL


La catarsis ramen (ラーメン)

El ramen (ラーメン) en la tierra del sol es uno de los fundamentos básicos de la alimentación. Para los equívocos ojos de una servidora se trata de un cocido con fideos largos. Y ahí es donde comienza el error. En un cocido o en una sopa el caldo tiene una entidad propia, y, por ello, también hay que tomarlo. Sin embargo, el caldo del ramen sólo sirve para dar sabor a los fideos. Su entidad propia se reduce a mera funcionalidad. La centralidad del plato no es el caldo mismo, sino que el punto de mira gira en torno a los fideos.
Los caldos se elaboran de diferentes maneras. El más común es el de Soja, en el que se mezcla caldo de pollo con salsa de soja. Sin embargo, desde mi punto de vista, el más interesante es el Tonkotsu, elaborado con huesos de cerdo. Y digo el más interesante porque es el que proporciona el perfume de la identidad "Ramen". Cuando se entra a un restaurante de Ramen, todo está preparado para que el cliente no sólo coma, sino que disfrute de tal identidad. Las mesas individuales se establecen alrededor de la cocina de tal forma que se pueda observar cómo se prepara el plato. El perfume que invade el restaurante, de los huesos de cerdo machacados para hacer el caldo, nos lleva inmediatamente a saber dos cosas. Primero, que ahí estamos, dispuestos a comer ramen. Y, después, en tanto que el perfume ha impregnado nuestras ropas, nos va haciendo recordar a lo largo del día que ahí estuvimos, comiendo ramen.
Por otro lado, es una de las comidas en las que está permitido sorber, cosa que realmente es un placer, porque podemos mostrar ante el público nuestra felicidad por el plato que todos en ese instante compartimos. Se produce en ese momento un baile musical entre los comensales. A pesar de que cada uno mira hacia su cuenco con breves incursiones en la mirada hacia la cocina, se sigue escuchando el sonido del fideo que entra en la boca, y que cada vez produce una distinta melodía. Una especie de efímera catarsis colectiva.

No hay comentarios: