22 nov. 2010

Fragmentos digeridos XLIX


De personas a la japonesa

Nunca me gustaron las medias tintas, los sí, pero no, ni los cuando digo no es que sí.
Adoro las cosas extremas, los grandes proyectos llenos de inmensos esfuerzos, los retos.
Me encantan las personas radicales, que con la libertad de espíritu luchan por lo que creen, porque tienen claro lo que creen. Esas personas guerreras que se dejan la piel por sus ideas y su latido.
La madurez de corazón me atrae. No me placen las personas maleducadas sentimentalmente, sino las que por sus sentimientos rompen las formas sociales. Así pues, no me gustan nada los devaneos psicológicos ni los castigos de poca monta.
Me gusta la claridad en las personas. Las personas transparentes que se dejan ver sin esconderse en parámetros sociales de normalidad. Me gustan las personas que expresan lo que sienten, que se dejan llevar y que saben vivir la vida sin más dramas que los que de por sí nos pueda ofrecer la misma.