21 nov. 2010

Fragmentos digeridos XLVIII



Tu dolor de cabeza

Tu dolor de cabeza, y las puertas del café. Son sonidos que habitan la geografía. Abriste los párpados. Ya amaneció cuando vertían su grito. Tu sangre ardiente caminaba arterias. Puse la mano en el hueco de tu ausencia. Ahí estabas, ontológicamente estabas. Sin embargo la fenomenología abrazaba tu vacío. Una noche más sin ti fue una noche menos. La primavera queda allí, tan lejos.

No hay comentarios: