14 nov. 2010

Fragmentos digeridos XLV

Café en Nápoles
Foto: Nieves Soriano Nieto

De los Mil y Un orgasmos consuetudinarios

Tantas veces pensamos que la plenitud del placer la ofrece un orgasmo. Sin embargo, ciertas cosas en la vida cotidiana siguen una lógica del placer similar, que apenas logramos apreciar. Somos humanos sombríos del microcosmos. Vivimos ciegos pensando macrocosmos.
Esa paella, la pequeña siesta vespertina, los instantes de lectura, la fraternidad. Sí, esas conversaciones que dejan el vacío cognoscitivo, con su posterior necesidad de reponerse de una empresa energética tal.