11 jun. 2011

Fragmentos luminosos ILXIV


Acrósticos del destino

¿De dónde salen? Nadie lo sabe. Algunos tienen las sospechas de que proceden de lo sobrenatural. Nunca creí en ello. Pero en ocasiones se observa la vida ya con cierta distancia. Y se ve que en cada ciudad y a cada tiempo brota una mujer ángel. Son como los bellos acrósticos del destino a los que uno no puede más que venerar y entregarse: A. C. A. A. E.
Quizás al final de la vida se comprenda un significado de la frase.

No hay comentarios: